Tener un perro o gato pueden alargarte la vida

tener perro o gato alarga la vida

Las personas mayores que tienen un amigo de cuatro patas viven más y mejor. Investigaciones recientes revelan esto.

La adopción de una mascota para personas mayores puede ser una excelente manera de prolongar la vida y pasar los años posteriores a la jubilación con buena salud. Todo esto surge de los datos de un informe de la federación española de mascotas y de la encuesta a  Mayores de 65 y mascotas que realizaron.

Ambos estudios revelan que tener un perro o un gato es esencial para ayudar a las personas a llevar una existencia sana y activa incluso después de la jubilación: más del 89 por ciento de los encuestados llevan a su perro a pasear; El 78,7 por ciento lo hace al menos dos veces al día. Para la mayoría de las personas mayores La presencia de una mascota también tiene un efecto positivo en la salud mental, eliminando en su mayor parte el estrés y la depresión y dando un propósito a la vida diaria.

Tabla de Contenido()

    Personas mayores y mascotas, una elección ganadora

    Del análisis realizado por el centro de estudio, se desprende que los dueños de perros tienen un 57 por ciento más de probabilidades de realizar actividad física que aquellos que no tienen mascotas.  Las personas mayores que viven con un perro están en mejor forma, tanto que biológicamente son 10 años más jóvenes. Según el observatorio de la federación española de mascotas y animales, los mayores de 65 años son dueños responsables que siempre están atentos al cuidado veterinario y al cuidado constante de su amigo de cuatro patas.

    Las ganancias en salud

    personas mayores ganan salud con animales

    Los beneficios físicos de elegir una mascota como amigo son considerables. Según el informe, de hecho, caminar una media de una hora y cuarenta minutos al día traería resultados diferentes: 432 mil diabéticos con menos complicaciones, con un ahorro equivalente a unos 1.200 millones de euros, reducción de la incidencia de enfermedades cardiovasculares (-7 por por ciento) con ahorros de alrededor de 1.300 millones de euros, mayor autoestima (+6 por ciento), niveles más altos de ejercicio físico (+10.5 por ciento) y menor incidencia de depresión (-5, 73 por ciento) frente a quienes no poseen mascotas, con un ahorro de alrededor de 252.000 euros al año. En total, los posibles ahorros estimados para el Servicio Nacional de Salud rondarían los 2.700 millones por año.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies! ¿Que son?