Orquitis en perros: ¿que es y como curarla?

Además de la infección y la hinchazón de los genitales, la orquitis causa dolor en los perros que puede ponerlos tristes o agresivos.

Para los dueños de mascotas, puede ser motivo de preocupación descubrir que su perro tiene los testículos hinchados y rojos. Estos síntomas desagradables a menudo indican el progreso de un proceso infeccioso llamado orquitis. A continuación, te explicaremos qué es la orquitis en perros y cómo tratarla para preservar la salud de tu mejor amigo.

Tabla de Contenido

    ¿Qué es la orquitis en perros?

    Los genitales de los perros son una de las regiones más sensibles y vulnerables de su cuerpo, ya que a menudo pueden entrar en contacto con suciedad y patógenos. Como resultado, existe una larga lista de enfermedades y complicaciones que pueden afectar la región genital de un perro.

    La orquitis en perros es un tipo de infección que implica inflamación de los testículos . Por este motivo, uno de los principales síntomas asociados a esta enfermedad son los testículos enrojecidos, hinchados e inflamados.

    Sin embargo, no todos los perros con testículos inflamados se ven afectados por la orquitis. Hay muchas causas posibles para este síntoma molesto, incluida la exposición a productos químicos. Por tanto, es fundamental llevar a tu mascota al veterinario para identificar la causa de esta anomalía en sus genitales.

    ¿Cómo se desarrolla la orquitis en los perros?

    Por lo general, el proceso de infección comienza con una lesión o quemadura en los genitales, particularmente en los testículos o el escroto . Por ejemplo, si un perro se lesiona durante una pelea o sufre frío o congelación durante el invierno.

    perro sufriendo orquitis

    Si esta lesión entra en contacto con determinadas bacterias, se puede iniciar un proceso infeccioso. De esta manera, la herida actúa como una "puerta de entrada" de las bacterias al cuerpo del perro. Una vez dentro de su cuerpo, estos patógenos pueden expandirse y llegar a los conductos de su esperma.

    Sin embargo, el desarrollo de un proceso infeccioso a menudo también depende del estado del sistema inmunológico de un animal . Si el perro tiene un sistema inmunológico fortalecido, incluso si entra en contacto con patógenos, no significa que deba desarrollar una enfermedad.

    ¿Cuáles son sus síntomas?

    Además de los testículos rojos e hinchados, los perros que padecen orquitis a menudo experimentan dolor. En consecuencia, les resulta difícil dejarse tocar o controlar en esta región. De hecho, es probable que prefieran aislarse a sí mismos en lugar de que alguien inspeccione el área donde sienten dolor.

    El dolor, especialmente si es agudo, a menudo también tiene un efecto negativo en el comportamiento del perro . Si bien esto puede variar en cada individuo, sin embargo, muchos perros están más tristes y algunos también pueden reaccionar agresivamente.

    Además, los siguientes síntomas asociados con la orquitis se pueden observar en perros:

    • Camine con las patas traseras bien separadas (para evitar tocar o frotar los testículos inflamados).
    • Presencia de pus en los testículos.
    • Lame con frecuencia sus genitales, especialmente sus testículos.
    • Induración de uno o ambos testículos.
    • Movimiento más lento.
    • Torpeza.
    • Letargo.
    • La fiebre .

    perro enfermo orquitis

    Cómo curar la orquitis en perros

    Cuando identifique alguno de los síntomas anteriores o sienta que su perro tiene los testículos inflamados, es fundamental llevarlo al veterinario rápidamente . Solo un profesional calificado podrá verificar las causas de este problema y recomendar un tratamiento específico en función de las necesidades del animal.

    Por lo general, para tratar la orquitis, se administran antibióticos para ralentizar el proceso infeccioso y eliminar las bacterias patógenas. Su veterinario también puede recomendar un antiinflamatorio para combatir la hinchazón de los testículos y aliviar la incomodidad del animal.

    Durante el tratamiento es fundamental que tu perro esté en un entorno limpio, cómodo y tranquilo para que pueda recuperarse más rápidamente. La ausencia de estrés traumático ayudará a acelerar la efectividad del tratamiento.

    ¿Cómo prevenirlo?

    En primer lugar, es necesario evitar en la medida de lo posible que los perros puedan lesionarse en una región tan sensible. Por ejemplo, debes evitar que se escapen y se involucren en peleas callejeras con otros animales, o evitar exponerlos al frío y los cambios climáticos extremos del invierno.

    Recuerda también que una buena higiene en el entorno donde viven es la clave para prevenir el crecimiento de bacterias, hongos, parásitos y otros patógenos. Por tanto, no debemos descuidar la limpieza y desinfección del medio ambiente y los accesorios que utilizan nuestros perros.

    Por último, pero no menos importante, es fundamental ofrecer una adecuada medicina preventiva a nuestras mascotas a lo largo de su vida. Además, las visitas preventivas al veterinario deben realizarse cada seis meses y debemos mantener siempre al día sus vacunas y control de parásitos.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies! ¿Que son?